¿Cuánto gastaste en comida hoy?

Carlos Salguero

Tagged: , , ,

Ya sean frijolitos con queso y tortillas, un filete de pescado con vegetales o una hamburguesa con triple carne y tocino, la comida es el rubro en el que todos gastamos a diario.  Y de ahí la importancia de poner en la balanza lo que llevas a tu organismo y la disponibilidad que tienes en tu bolsillo.

La cantidad de dinero que inviertes en tu alimentación es lo que los economistas llaman canasta básica alimentaria, CBA.  Cada gobierno elabora una lista de los productos básicos que deberían satisfacer las necesidades de calorías de un hogar promedio, sin especificar preferencias o dietas especiales por enfermedad.  En Guatemala, esta canasta está integrada por 26 productos, entre los cuales se encuentran los siguientes grupos: lácteos, carnes (no incluye pescado ni carne de cerdo), huevos, frijoles, cereales (se mencionan tortillas, pan dulce y pan francés), azúcares, grasas, verduras (solo están incluidos güisquil, ejote, tomate, cebolla y papas), frutas (bananos y plátanos) y otros como café, sal y bebidas gaseosas.  Con esta canasta básica alimentaria, para una familia guatemalteca integrada por 5.38 personas, el gasto promedio sería de Q5,877.88, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Sin embargo, ¿es esto lo que gasta y come una familia guatemalteca?  Sin duda la respuesta es no.  En muchos hogares el total de gastos por alimentos es muy inferior al mencionado debido al total de ingresos que adquiere cada familia, y en otros, la compra de alimentos supera el 40 por ciento del presupuesto general.  Independientemente de la responsabilidad que tienen los actores de la economía nacional al respecto, esto nos lleva a una reflexión importante: De acuerdo con tu presupuesto, ¿estás invirtiendo en tu alimentación para alcanzar un buen estado nutricional o estás gastando tu dinero en hábitos de consumo y productos que no benefician tu salud?

A Dios le gusta que disfrutemos de nuestros alimentos*, pero también nos habla de la sabiduría para administrar el dinero** y de no desperdiciar la comida ni los recursos***. Así que la próxima vez que vayas de compras al mercado o supermercado, sería muy sabio que tomes en cuenta estos consejos, basados en las recomendaciones de Conceptos Financieros Crown en su publicación Guía para controlar sus gastos:

-Elabora una lista de los alimentos que necesitas comprar antes de ir al mercado o supermercado.

-Evita ir más de una vez a la semana al supermercado, pues esto genera gasto de transporte y compras innecesarias.

-Nunca vayas al supermercado con el estómago vacío.

-Elimina el uso de platos y cubiertos desechables, con eso también estarás contribuyendo al cuidado del ambiente.

-Evalúa si en donde estás comprando los alimentos es el mejor lugar para adquirir también otros productos como los de higiene personal, decoración del hogar, regalos o artículos para el cuidado del bebé.

-Selecciona bien los alimentos que compras, a manera de evitar aquellos enlatados o importados que pueden ser costosos y poco nutritivos.

-Evita alimentos pre-cocidos o procesados que son costosos y puedes preparar tú en poco tiempo.

-No elijas siempre los productos más caros ni los más económicos, compara y compara si quieres seleccionar la mejor opción.

-Si  vas por una oferta, revisa bien la fecha de caducidad y las condiciones en que se encuentra el producto.  Y evita la tentación de gastar en otros artículos lo que supuestamente te estás ahorrando en lo ofertado.

-No compres frutas ni verduras fuera de temporada, no solo serán más caras, sino también corres el riesgo de que no tengan buen sabor.

-Si vives en una zona residencial donde no hay tiendas cercanas, mantén en casa leche en polvo y otros alimentos no perecederos que puedas disfrutar en caso de emergencias.

-Analiza si las compras al por mayor son una buena opción, puede que ahorres una buena cantidad de dinero al adquirir ciertos productos, pero si tu familia es pequeña lo mejor podría ser una alianza con otra familia  o comprar en cantidades menores.

-Regula la cantidad de veces que comes fuera de casa, así sean refacciones pequeñas, pues si eso no están presupuestadas podrían reducir tu disponibilidad monetaria a fin de mes.

 

 * “Anda, y come tu pan con gozo, y bebe tu vino con alegre corazón; porque tus obras ya son agradables a Dios”, Eclesiastés 9,7.

 ** “Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; mas el hombre insensato todo lo disipa”, Proverbios 21, 20.

*** “Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada”, Juan 6,12.

/ 27 Articles

Carlos Salguero

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code