¿Por qué Dios permite que enfermemos?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , , , ,

Hace nueve años al músico Alex Campos le diagnosticaron quistes en las cuerdas vocales. El tratamiento para recuperación pudo haber causado la pérdida de su voz. Sin embargo experimentó el milagro de la sanidad.

 

Entrevista a Salvador Sanchinelli, pediatra.

¿Por qué Dios permite que enfermemos?

  1. En algunos casos Dios permite que la persona enferme para mostrar su gloria en el proceso de sanidad.
  2. También puede ser una de las formas utilizadas por Dios para probar la fe.
  3. Enferman los creyentes que han tomado la Santa Cena indignamente.
  4. Y en algunos casos la enfermedad puede ser una forma de disciplina por parte de Dios.

¿Es decir que en la mayoría de casos la enfermedad es una consecuencia negativa de nuestras obras?

Quiero aclarar que no todas las enfermedades son pruebas o disciplina de Dios. Escudriñado las escrituras he encontrado por lo menos 15 razones por las cuales podemos enfermar aparte de las ya mencionadas, por ejemplo en Romanos 5:12* se dice que por el pecado entró la muerte, y sin excepción todos hemos pecado, así que desde el nacimiento empezamos a morir, Eliseo enfermó de la enfermedad que debía morir**. Nuestras células ya traen una muerte programada (apoptosis celular), enfermamos porque de algo tenemos que morir, enfermamos porque vivimos en una tierra donde sobre abundan pestes, hambres, terremotos, tsunamis, ciclones, etcétera.  Pero muchas veces enfermamos por negligencia propia, maldiciones generacionales, espíritus demoniacos de enfermedad, etcétera.

¿Existen enfermedades causadas por el mal manejo de las emociones o la pobreza espiritual?

Claro que sí, el estrés, la angustia, la ansiedad y la tristeza enferman*.  Pero si se conoce la Palabra, no hay pobreza espiritual y nos evitaremos todos estos inconvenientes.

¿Existen los milagros de sanidad?

Primero comprendamos el concepto de milagro: es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.  Bajo esta definición, un milagro puede suceder en cualquier área de la vida del hombre, en su economía, relaciones de pareja, en el trabajo, etcétera. Y en el caso de la salud, a pesar que la mayoría de científicos-académicos se muestra escéptico, puedo afirmar que sí existen los milagros de salud.  La misma Biblia expresa que hay creyentes que tienen el don de sanidades*.  Además Dios dice sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán**.

Mis ojos han visto sanidades, he orado por personas y éstas han sanado de hernias de disco cervical, lumbar, dorsal; niños con hepatitis A (ictérico), varicela, descenso de testículo, torsión testicular, cefaleas y otras enfermedades.  Pero también soy muy honesto en decir que no todas las personas por quienes he orado han sanado, por lo menos en el tiempo en que he intervenido.

¿Qué pasa cuando se ora pero no aparece el milagro?, ¿sigue siendo enfermedad enviada por Dios?, ¿Dios no escucha?

Siempre aconsejo al enfermo hacer un análisis honesto, sincero y genuino de su vida para tratar de establecer la razón de su enfermedad.  En base a esto puede tomar las acciones pertinentes. Por ejemplo, si considera que se debe a disciplina, habrá que arrepentirse, dejar de practicar el pecado que lo llevó a la enfermedad y pedir perdón a Dios. Una vez establecido el supuesto origen del problema, se debe orar con fe*.

En la Biblia se habla de una mujer con flujo de sangre que esperó 12 años, una mujer con espíritu de enfermedad que esperó 18 años, un paralítico que esperó 38 años. Los importante es que en el proceso de espera no se debe desmayar ni desanimar**. Sin fe es imposible agradar a Dios***. Por otra parte, si no se tuviera que esperar nada, entonces no sería necesario tener fe.  En mi opinión, el secreto para acelerar el milagro es esperar sin desmayar, adorando a Dios.

¿Cuáles son sus consejos específicos para sobrellevar una enfermedad?

  1. Lo primero que debemos hacer es acudir a Dios*. Si es una enfermedad aguda y el paciente está críticamente enfermo, se debe recurrir a los médicos con la asistencia espiritual del caso. Menciono esto porque muchas veces perdemos días, semanas y hasta meses en busca de sanidad científica y hasta alternativa. Gastamos mucho dinero y tiempo, y cuando ya no hay esperanza buscamos a Dios como última opción, al fin y al cabo no hay nada que perder.  ¿Cómo se sentirá Dios?
  2.  ¿Cómo buscar a Dios? Ya lo decía con anterioridad, tratar de establecer bajo la guía del Espíritu Santo el motivo de la enfermedad. En el caso que fuera una prueba de Dios (diagnóstico por exclusión), se debe esperar pacientemente, en adoración. Pedirle a Dios de día y de noche sin cesar, perseverando. Leer la palabra de Dios, buscar pasajes de sanidad pues la fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios** y hacer ayuno.
  3. Y paralelamente a la búsqueda de Dios debemos ir al médico, bendecirlo y orar por él. Bendecir los medicamentos. Recuerda que Dios también usa a los médicos y a las medicinas.  Dios es sobrenatural, no antinatural. Cumplir las instrucciones del médico a cabalidad, cumplir los tratamientos estrictamente y ser prudentes.

Testimonio:

En la enfermedad descubrí que Dios me ama

Por Teresa De León

Adán Vásquez*, un guatemalteco de 40 años, creía que con su dinero podía salir de cualquier dificultad.  Tuvo un hijo que nació con problemas de salud y Adán pensó que en los mejores hospitales iba a sanar, sin embargo ninguno de los médicos le dio esperanza.

Varias personas le habían hablado de Dios, pero nunca le prestó tanta atención.  Al ver que su dinero no podía curar la insuficiencia respiratoria que sufría su hijo, decidió doblar rodillas y poner todo en las manos de ese Dios que hasta entonces le parecía más lejano que alguien al tanto de sus problemas.  Desde ese momento las cosas empezaron a cambiar y el niño se fue recuperando hasta ser sanado.   Ahí vio Adán la misericordia y el amor de Jehová Rafa, es decir Jehová sanador.

En su memoria permanecen los versículos bíblicos que desde entonces adoptó como promesas para su propia vida: “Clama á mí, y te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no sabes” (Jeremías 33:3), y “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente: no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios será contigo en donde quiera que fueres” (Josué 1:9).                                     *Adán Vásquez, anciano de iglesia El Buen Samaritano.

Citas bíblicas mencionadas:

-¿Por qué Dios permite que enfermemos?

  1. Juan 11,4: “Y oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”.
  2. Job 2, 6-7: “ Y Jehová respondió a Satanás: He aquí, él está en tu poder; pero respeta su vida. Entonces Satanás salió de la presencia de Jehová e hirió a Job con unas llagas malignas, desde la planta de sus pies hasta su coronilla”.  Gálatas 4, 13-14: Sabéis que fue a causa de una debilidad física que os anuncié el evangelio la primera vez, y lo que en mi cuerpo era prueba para vosotros, no lo desechasteis ni lo menospreciasteis. Al contrario, me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús”.   Salmo 11,5: “Jehová prueba al justo, pero su alma aborrece al impío y al que ama la violencia”.  1 Pedro 1, 6-7: En esto os alegráis, a pesar de que ahora por un tiempo, si es necesario, tengáis que sufrir aflicciones por medio de muchas pruebas, para que la prueba de vuestra fe (más preciosa que el oro que perece, aunque sea probado con fuego) pueda resultar en alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo se revele”.
  3. 1 Corintios 11, 29-30: “Porque el que come y bebe, no discerniendo el cuerpo, juicio come y bebe para sí.Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y debilitados, y muchos duermen (permaneciendo espiritualmente muertos a la vida de Dios)”.
  4. Éxodo 15,26: “diciéndole: Si escuchas atentamente la voz de Jehová tu Dios y haces lo recto ante sus ojos; si prestas atención a sus mandamientos y guardas todas sus leyes, ninguna enfermedad de las que envié a Egipto te enviaré a ti, porque yo soy Jehová tu sanador”.  Deuteronomio 28,15; 21-22; 27-28:  “Pero si no escuchas la voz de Jehová tu Dios a fin de procurar poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te mando hoy, todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán: Jehová hará que se te pegue la peste hasta acabar contigo en la tierra a la cual entras para tomarla en posesión. Jehová te herirá con tisis, con fiebre, con inflamación, con calor sofocante, con sequía, con tizón y con añublo, los cuales te perseguirán hasta que perezcas. Jehová te afligirá con úlceras de Egipto, con tumores, con sarna y con comezón, de los que no puedas ser sanado. Jehová te afligirá con locura, con ceguera y con confusión de la mente”.

-¿Es decir que en la mayoría de casos la enfermedad es una consecuencia negativa de nuestras obras?

*Romanos 5,12: “Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

**2 Reyes 13:14: “Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad que murió”.

-¿Existen enfermedades causadas por el mal manejo de las emociones o la pobreza espiritual?

*Salmo 31, 9-10: “Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia. Mis ojos, mi alma y mis entrañas se han debilitado por el pesar. Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar. Mi fuerza me falla a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han debilitado”.

*Proverbios 14:30: “El corazón apacible vivifica el cuerpo, pero la envidia es carcoma en los huesos”.

*Proverbios 17,22: “El corazón alegre trae sanidad, pero un espíritu abatido seca los huesos”.

¿Existen los milagros de sanidad?

*1 Corintios 12,9: “a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por un solo Espíritu”.

**Marcos 16, 17-18: “Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas. Tomarán serpientes en las manos, y si llegan a beber cosa venenosa, no les dañará. Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

-¿Qué pasa cuando se ora pero no aparece el milagro?, ¿sigue siendo enfermedad enviada por Dios?, ¿Dios no escucha?

*Mateo 21, 21-22: Jesús respondió y les dijo: De cierto os digo que si tenéis fe y no dudáis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si decís a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, así será. Todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis”.

**Lucas 18, 1: “Les refirió también una parábola acerca de la necesidad de orar siempre y no desmayar”.

**Lucas 18, 7: ¿Y Dios no hará justicia a sus escogidos que claman a él de día y de noche? ¿Les hará esperar?”.

***Hebreos 11,6:  “Y sin fe es imposible agradar a Dios. Porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él es, y que es galardonador de los que le buscan diligentemente”.

***Hebreos 11,1: “La fe es la seguridad de las cosas que se esperan y la evidencia invisible de aquellas cosas es real”.

-¿Cuáles son sus consejos específicos para sobrellevar una enfermedad?

*2 Crónicas 16,12: “En el año 39 de su reinado Asa se enfermó de los pies. Su enfermedad fue muy grave; pero aun en su enfermedad no consultó a Jehová, sino a los médicos”.

**Romanos 10, 17: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

Citas bíblicas extraídas de La Biblia Moderna comentada en español,  http://www.hallvworthington.com/spanish/spanishtoc.html

Entrevista a Salvador Sanchinelli, pediatra, ssanchinelli@yahoo.com, (502) 5208-5795

 

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code