¿Será que Dios me ama?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , , ,

Si alguna vez te lo has preguntado, nuestro entrevistado Fredy Ávila nos comparte algunas experiencias y reflexiones que da idea de un Dios vivo e interesado en nuestro cuidado.   

 

El teólogo Fredy Ávila ha visto como el Dios del que habla la Biblia se sigue manifestando en el diario vivir de todas las personas, lo veamos o no, lo creamos o no.  Y en esta entrevista nos cuenta tan solo una de las historias de victoria que ha experimentado y las varias promesas de amor que encontramos en las escrituras.

 ¿Puede contarnos alguna anécdota de cómo ha visto manifestarse el amor de Dios?

Samuel, Joseline y Brandon Vallinas son tres niños que por un tiempo tuve en mi casa.  Me dijeron que habían quedado en orfandad, ya que sus padres habían fallecido.  Los dos niños dormían en la sala y la niña dormía con mi hija.  Pero eran muy raros en el sentido que no jugaban como los niños normales y se mantenían muy enfermos.  Una señora de la colonia donde los fui a recoger me dijo: “Usted es el pastor que se llevó a los niños con sida?”  ¡Confieso que sentí morirme!  Después supe que sus padres habían muerto de sida y el examen “Elisa” que se les hizo en un laboratorio dio positivo, los tres niños tenían el VIH. Convoqué en la iglesia a 40 días de ayuno y mediante una palabra profética de Diego Abdiel, un niño de la congregación, se me dijo que los menores de edad serían sanados.  Confieso que en un inicio no creí que podría realizarse el milagro, porque conocía la gravedad del caso. Pero al querer dejar a los niños en una institución que trata a personas con esta enfermedad, y tras hacer otros exámenes que ellos requerían para ingresarlos, comprobé que estaban totalmente sanos.  A partir de aquel día, comenzaron a jugar y vivir una vida normal.  Para mí Dios no solo existe, sino que es amor. 

 ¿En qué otras maneras vemos manifestarse el amor de Dios?

Realmente todo fue hecho por Dios para llamar nuestra atención, como lo dice Jesús Adrian Romero en su canción “Me dice que me ama” (http://www.youtube.com/watch?v=jGPj4FTMar8):  

“Me dice que me ama, cuando escucho llover;

Me dice que ama, con un atardecer.

 Lo dice sin palabras, con las olas del mar,

Lo dice en la mañana, con mi respirar.

Coro

Me dice que me ama y que conmigo quiere estar,

Me dice que me busca cuando salgo yo a pasear;

Que ha hecho lo que existe para llamar mi atención,

Que quiere conquistarme y alegrar mi corazón.

 II Estrofa 

Me dice que me ama, cuando veo la cruz;

Sus manos extendidas, así tan grande es su amor.

Lo dicen las heridas de sus manos y pies;

Me dice que me ama una y otra vez”.

 Aparte de esto, y con mayor autoridad, la Biblia dice en el Salmo 19 que los cielos cuentan la grandeza de Dios, los cuales hizo para nuestra bendición. En el Salmo 8 el Rey David no hallaba palabras para imaginar la grandeza del hombre para que Dios haya creado todo el universo a sus pies y bajo su señorío.  Dice David que Dios hizo a los hombres, poco menor que los ángeles.

 Además, cada órgano de nuestro cuerpo en su perfecta función y armonía con los demás, nos grita la existencia de Dios y el plan exclusivo que tiene para cada uno de nosotros.  Así sucesivamente todo se suma y apunta a su demostración de amor: los minerales, los vegetales, los animales, los cuerpos celestes, los fenómenos atmosféricos, el día, la noche, el invierno, el verano y no digamos la primavera.  Como dice Romanos 1:18 en adelante, el que no discierne la mano amorosa de Dios en todo lo que nos rodea es porque no quiere.

Y claro, la máxima expresión del amor de Dios la encontramos en la cruz del Calvario.  El que no entiende y no valora la cruz y lo que en ella sucedió, difícilmente va a entender y aprovechar todo lo que Cristo mismo conquistó para nosotros en ella.  En la cruz, no hubo una derrota, sino la más grande de las victorias.  En la cruz, Jesús conquistó nuestra salud, nuestra paz y nuestra prosperidad, aún prosperidad económica.  Romanos 8:32 dice: “El que no escatimó (entiéndase, el que no tuvo consideración) ni a su propio hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”.

 ¿Ese amor y sus favores son para todos y todas (cristianos, católicos, mormones, no religiosos, etcétera)?

Ese amor es para todo el mundo sin excepción alguna.  Es para ricos, para pobres, para estudiados, para analfabetas, para religiosos y para seculares, para reyes y para proletarios, para justos y para pecadores; para todos.  Juan 3:16 dice que Dios ama al mundo y que para demostrarlo envió a su hijo a morir por nosotros, para que el que crea en él, no se pierda mas tenga vida eterna.  Todo el que crea y quiera experimentar el amor de Dios puede hacerlo.  Solo debe ser como un niño y creer en Jesús, como dice la Biblia, porque Jesús es el Salvador designado por Dios y “en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres en quien podamos ser salvos”, Hechos 4:12.

¿Por qué nos cuesta tanto creer y apreciar esas manifestaciones de amor por parte de Dios?

Yo diría que no nos cuesta creer.  Lo que realmente nos cuesta es negarnos a nosotros mismos, a nuestros planes, a nuestra vida egoísta.  No queremos que nadie maneje nuestra vida y menos un Dios desconocido.  Por eso es tan importante leer la Biblia, allí encontramos las instrucciones y al probar la efectividad de las mismas creemos con facilidad.

¿Cómo podemos ser más conscientes de esas muestras de amor?

La Biblia y mi experiencia me dicen que si yo doy un paso en busca de Dios, Dios da un paso en mi búsqueda (Santiago 4:8).  Claro que hay medios de crecimiento: la oración, la caridad, el servicio a Dios, la lectura de la Biblia.  Pero lo que debemos tener claro es que Dios no ve nada sin antes ver las intenciones del corazón.  Tenemos que tener una búsqueda sincera, eso requiere Dios en Jeremías 29:13.

Entrevista a Fredy Ávila, teólogo y pastor de Misión Cristiana Renuevo, pastorfredyavila@gmail.com, (502) 5308-2524.

 

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code