A partir de hoy ¡a dormir más!

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , ,

¿Quieres mejorar tu estado de ánimo concentración y rendimiento mental? ¿Quieres evitar problemas de hipertensión, cardiovasculares, depresión y ansiedad, incluso trastornos gástricos o simples dolores de cabeza?, entonces tal vez tengas que dormir más.

 

La Escuela de Medicina de Harvard publicó en febrero el estudio “Vigilancia de la Salud Los Hombres de Harvard”, en el cual se explica que dormir lo suficiente puede mejorar la función cognitiva. Vale la pena resaltar que no se trata de dormir rigurosamente ocho horas durante la noche, pues para impulsar el aprendizaje, la memoria y la resolución creativa de problemas también son válidas las pequeñas siestas.

El referido estudio consistió en analizar el patrón de sueño de 99 estudiantes universitarios, quienes evitaron el consumo de alcohol, tabaco y medicamentos por lo menos durante las 24 horas que duró el experimento. Cada uno de los sujetos pasó una hora para aprender a navegar a través de un complejo laberinto tridimensional, algo parecido a armar un rompecabezas.

Después del período de formación, se permitió a la mitad de estudiantes dormir una siesta de 90 minutos, mientras que los otros pasaron a leer o simplemente relajarse. Cuando regresaron para resolver el asunto, los estudiantes con mejor desempeño fueron los que habían dormido y soñaron con el laberinto. Esto confirma que el sueño puede reorganizar y consolidar los recuerdos, dando como resultado un mejor rendimiento en el aprendizaje de tareas y en la solución creativa de problemas.

Siestas de seis minutos también cuentan

Si eres de las personas que madrugan porque tu jornada laboral empieza muy temprano o porque debes enfilarte entre los miles de automóviles que intentan ingresar a la ciudad capital cada mañana, entonces puedes recurrir a las siestas.

Otro estudio de Harvard analizó el efecto de una siesta de 45 minutos. En este caso fueron 33 los estudiantes universitarios que compartieron 30 minutos de trabajo en equipo para memorizar 60 pares de palabras no relacionadas y resolver un juego.  A la mitad se le permitió dormir una siesta mientras el resto solo descansó tranquilamente. El hallazgo fue que quienes lograron dormir pudieron demostrar un mejor aprendizaje y desempeño.

Sin embargo, y para ser realistas, no todos podemos darnos el lujo de una siesta de 90 ó 45 minutos. La buena noticia es que incluso una pausa de seis minutos puede ayudar a mejorar la memoria. Para asegurar esto, los expertos de la Universidad de Harvard realizaron un estudio con 44 estudiantes, quienes debían memorizar una lista de 30 palabras. Un grupo se mantuvo despierto, otro durmió por seis minutos y un tercer grupo durmió promedio de 36 minutos. Los sujetos que no hicieron la siesta recordaron menos de siete palabras, mientras que los que hicieron la siesta más corta recordaron ocho palabras y los que tomaron la siesta más larga recordaron poco más de nueve palabras. Así que después de estas investigaciones, bien vale la pena tomarse unos 10 minutos después del almuerzo para hacer una siesta, aunque sea en tu escritorio ¿no crees?

Para gozar de buena salud

El segundo argumento para dormir suficiente es gozar de buena salud. En el portal de Family Central, clínica de psiquiatría, psicología y coaching en Guatemala, se explica que el insomnio da como resultado personas irritables malhumoradas, sin energía y con cambios de conducta que afectan no solo su vida académica y laboral, sino también social y familiar.

Las personas que sufren de insomnio pueden llegar a padecer hipertensión, problemas cardiovasculares, depresión, ansiedad, estrés, fatiga diurna, problemas metabólicos de sobrepeso y hasta trastornos gástricos. Incluso dormir menos de las ocho horas sugeridas, o de lo que requiere cada persona, puede causar efectos similares a los del envejecimiento, ya que impide mantener la concentración necesaria en las tareas cotidianas.

Algo más sobre el sueño

Las dos fases principales del sueño que se reconocen son REM, reconocida por un movimiento de ojos visible debajo del párpado, y NREM o sueño lento, en la cual no hay movimiento.  Los expertos de Psicoterapeutas.com explican que en la fase NREM también se reconocen otras etapas:

  1. Transición de la vigilia al sueño, ocupa cerca del cinco por ciento del tiempo de sueño en adultos sanos. El latido del corazón se hace más lento y el sueño puede ser interrumpido fácilmente.
  2. Se reconoce como el sueño propiamente dicho, el tono muscular se hace más débil y se eleva el umbral del despertar. Esta etapa ocupa el 50 por ciento del sueño.
  3. El sueño es más profundo, el tono muscular es débil, disminuyen la frecuencia cardiaca y la respiración. Aquí toman lugar dos etapas del sueño en las cuales pueden producirse episodios de terror nocturno o sonambulismo. Pueden producirse movimientos oculares, pero éstos son lentos.

Fuentes: Health.harvard.edu Family Central, Familycentral.com.gt (502) 2385-7712. Psicoterapeutas.com  Foto: somebodylied.com

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code