¿Cómo cumplir tus metas en 2015?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , ,

Empezamos el año y algunos hacemos con ilusión un listado de metas, pero otros lo hacemos con temor de no poder alcanzarlas. Quienes creemos en Dios podemos caer en el error de decir “sea su voluntad”, y aunque sabemos que él está en control de todo, hay cosas que nos corresponden a nosotros antes de ver actuar la misericordia divina para alcanzar el éxito.

De acuerdo con el pastor Rodolfo Ocaña, en el alcance de metas influyen dos aspectos importantes: nuestro carácter y la misericordia de Dios.

En cuanto lo primero, “es necesario prepararse y esforzarse para alcanzar las metas que nos tracemos”, indica Ocaña. Por ejemplo, a Josué se le dijo:

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a tus padres que la daría a ellos”, Josué 1, 6.

¿Quién dio la tierra? Dios. ¿A quién le tocaba trabajar repartiéndola? A Josué. A esto se refería también Dante Gebel cuando hacía la reflexión acerca de la bendición y la recompensa. “Tener un hijo es una regalo, pero tener un buen hijo es una recompensa si se le ha educado correctamente. Tener un negocio es una bendición, pero tener un negocio próspero es una recompensa si fue administrado correctamente”.

Para alcanzar una meta debemos esforzarnos por ella y para eso es necesario desarrollar algo que todo líder posee: carácter. Ocaña lo resume en tener la disciplina, perseverancia y determinación necesarias para hacer las cosas, no importa si estamos en buenas o malas condiciones, si tenemos ganas o no. Implica hacer las cosas correctamente, aunque no estemos motivados para ello. Por ejemplo, levantarse de la cama cuando suena el despertador, salir a correr los días que así lo hemos planificado o trabajar unas horas extra para terminar una presentación. El vídeo arriba, extraído de la película “¡Goool!” puede inspirarte un poco más.

LO QUE A DIOS CORRESPONDE

Cuando Dios ve que somos esforzados, él se encarga del resto:

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”, Josué 1,9.

Pero además de ser esforzados, hay algo que también le agrada mucho a Dios: la fe.  Es decir, la confianza que tenemos en que él hará algo por nosotros cuando ya no nos den las fuerzas, cuando hemos hecho lo que nos corresponde. El ejemplo citado por Ocaña es cuando Pedro, al caminar sobre el mar, duda por unos instantes y clama a Jesús por ayuda. De inmediato, ¡Jesús respondió!, lo salvó y Pedro no se hundió.

¿Qué hay de ti, estás por hundirte en las deudas, en las adicciones, en la infidelidad, en la soledad o en una enfermedad? ¡Clama por salvación este año!, y haz tu mejor esfuerzo en lo que a ti te corresponde.

Cuando te atrevas a dar ese primer paso para alcanzar tus metas, y clames a Dios en el nombre de Jesús si tus fuerzas flaquean, entonces podrás seguir adelante y no te hundirás. Después de todo, para qué te sirve anotar una meta y no cumplirla, lo mismo que conocer de Dios y no activar tu fe en él.

Recuerda: haz tu mejor esfuerzo y confía en las cosas grandes que Dios hará contigo este año.

 

 

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code