¿Cómo puedo ser amigo de Jesús?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , ,

Por Enrique Lobos.

Según las estadísticas, las personas tienden a estrechar sus relaciones de amistad con otros, a través de intereses en común. Es impresionante saber que no son importantes en absoluto las diferencias en el temperamento entre dos personas para tener una amistad, de hecho, si observamos a nuestro alrededor y evaluamos a nuestras amistades, notaremos que todas son diferentes.

Además, llegaremos a la conclusión que todo lo que necesitamos como punto de partida para una larga amistad es “un interés común.” Haremos énfasis en este punto, puesto que, es muy importante para saber cómo puedo ser amigo de Jesús.

La mejor manera de saber acerca de los intereses de una persona es escuchándola y poniendo especial atención a sus temas de conversación, sus publicaciones en redes sociales y su forma de vivir.

A continuación les presentaré el ejemplo de mi amigo Jorge David. A Jorge le brillan los ojos cuando alguien menciona las palabras “guitarra, cello, violín, teclado, bajo o música”, además constantemente repite las citadas palabras. Por esa razón, yo sé que sin lugar a dudas, su pasión es “la música.”

Asimismo, en el libro de Juan, capítulo 15, Jesús menciona once veces el verbo “permanecer” conjugado en diferentes tiempos, y ocho veces la palabra “fruto”. Por lo cual he llegado a la conclusión que para ÉL estos temas son muy importantes.

Permanecer en Él, es una invitación a la dependencia total de la persona de Jesús, así como un niño depende de sus padres, confía en ellos y les obedece. En el verso 5 menciona que sin Él nada podemos hacer. En un lado del prisma vemos que sin Él no podemos lograr nada, en el otro lado del prisma (que es el que yo prefiero) vemos que el razonamiento lógico nos dice también que con ÉL podemos lograrlo todo.

Bajo esta premisa puedo aseverar que vale la pena tener la amistad de Jesús. Si tienes duda acerca de eso, te invito a leer el verso 7 donde dice que si permanecemos en Él podemos pedir todo y todo nos será dado. (nota: no te confundas, cuando uno conoce a un amigo sabe qué pedirle y qué no pedirle.)

La palabra fruto es la segunda palabra más mencionada en este capítulo. “Fruto” en la biblia se define como el conjunto de resultados de una relación cercana con Jesús. Ocúpate de permanecer a pesar de las circunstancias, de depender totalmente y el fruto vendrá con la permanencia. Si sientes que has fallado muchas veces, sigue adelante porque el fruto será el fiel resultado de esa permanencia. Si quieres fruto, nunca te des por vencido.

Por otra parte, el verso 8 dice que los frutos nos hacen ser sus “discípulos”, no sus amigos. Sin embargo Jesús quiere que seamos sus amigos. Por eso dejó escrito este capítulo del evangelio y, específicamente, los versos claves que dan respuesta a nuestra interrogante. El verso 14 dice: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”. El verso 17 dice: “Esto os mando: Que os améis unos a otros”. Además, el verso 12 aclara la forma en que debemos amarnos: “Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Y el verso 13 confirma: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.

Jesús ya dio su vida por cada uno de nosotros, ahora nosotros debemos dar la vida por Él y por las personas que Él ama. Tomemos el tiempo de renunciar a nuestra comodidad y nuestro entretenimiento, es decir a nuestra vida, para tender la mano a nuestros hermanos, para conocerlos, escucharlos, animarlos y apoyarlos. Así seremos buenos amigos del maestro de esta lección, Jesús.

Foto: robotwallpapers.com

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code