Emociones, deseos sexuales y espíritus en el matrimonio

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , , ,

Cuando se vive en pareja es inevitable que nuestras emociones, deseos sexuales y espíritus converjan o diverjan día a día, haciendo de la relación algo maravilloso o casi infernal considerando la separación como la mejor salida.

El alma, el sexo y el espíritu son los tres lazos existentes en una relación amorosa estable y cuando éstos se descuidan o desaparecen, fácilmente todo se viene abajo, sea que hayan convivido pocos meses o muchos años.

De acuerdo con Waleska y Rafael Garzaro, consejeros matrimoniales, para que la relación prospere es necesario que exista intimidad en estas tres áreas:

-Alma: Se refiere a la intimidad psicológica, por lo que se compone de tres partes: mente, emociones y voluntad. La intimidad psicológica involucra compartir pensamientos, sentimientos y deseos con el cónyuge. Ésta suele ser un área muy importante para la mujer y cuando no hay intimidad psicológica, difícilmente se logra la satisfacción sexual.

Sin embargo, por la misma naturaleza humana ambos cónyuges necesitan expresarse y sentirse comprendidos. El propósito de la intimidad psicológica no es hacer cambiar la forma de pensar del otro y que estén totalmente de acuerdo, sino que se entiendan para caminar en común acuerdo. En otras palabras: “…vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes”, 1 Pedro 3,8.

-Cuerpo: El matrimonio es el escenario perfecto para disfrutar de la intimidad sexual, hay libertad para abrazarse, besarse, acariciarse y llegar a uno de los máximos placeres físicos, el orgasmo. Sin embargo, esta libertad se pierde cuando hay secretos, complejos, remordimientos, rencores, incluso mala comunicación, pues si las áreas psicológica y espiritual no caminan de la mano, las diferencias se manifiestan en la cama.

si las áreas psicológica y espiritual no caminan de la mano, las diferencias se manifiestan en la cama.

Ambos cónyuges son responsables de satisfacerse en las tres áreas, y en lo sexual es importante cuidar el aspecto físico; esposo y esposa deben preocuparse por lucir atractivos si no quieren echar a perder el encanto que tenían en el noviazgo. Si bien es cierto que los años, las enfermedades o los embarazos cambian los cuerpos, las clásicas recomendaciones de hacer ejercicio y alimentarse sanamente son muy útiles en este sentido.

Por otra parte, es esencial conocer los deseos sexuales de la pareja. Actualmente cierto tipo de publicidad, música, literatura, fotografía y publicaciones en la red han hecho que hombres y mujeres se sientan atraídos por tener ciertas experiencias sexuales, sin embargo deben estar de acuerdo en lo que es placentero y saludable para ambos.

Usar el sexo como un método para manipular, controlar, castigar o vengarse del cónyuge es un error que puede abrir la puerta a la infidelidad. La importancia del sexo en el matrimonio es tal, que incluso está bíblicamente reconocida: “El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo (…) No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario pueden caer en tentación de Satanás, por la falta de dominio propio”, 1 Corintios 7,3-5.

-Espíritu: No es común preguntar a la pareja: “¿Qué dice tu espíritu hoy?”. De hecho, vivimos ignorando la importancia de dedicar tiempo al crecimiento espiritual. Pero en el matrimonio la devoción y la devoción a Dios son dos ingredientes que dan un toque diferente a la relación. Devoción significa tener el compromiso de vivir el uno para el otro, lo cual no debe confundirse con codependencia, y para eso es básico invitar a Dios ser parte de la relación.

Si ambos tienen una relación personal y auténtica con Dios, su relación de pareja crecerá pues dan lugar al perdón, al disfrute y la responsabilidad de sus funciones, a la fidelidad, al apoyo mutuo y hasta encuentran el propósito de estar juntos.

Fuentes: Para más información sobre este tema, comunícate con Waleska y Rafael Garzaro, wgarzaro@vcli.org / Bibliografía: Mi matrimonio. S.A.L.T., Entrenamiento en las siete áreas de la vida, VCLI. Foto: zastavki.com


/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

One Comment

  1. Luis Perez

    Conergan y divergan creo que van con “g” ? Si me equivoco, mil disculpas.

    Reply

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code