La mariguana

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , , , ,

Su nombre no falta en películas de Hollywood, está de moda desde los años 60 y aparentemente es inofensiva, pero esta hierba causa deterioro de los órganos, falta de motivación, incapacidad para procesar información, comprender y aprender, ataques de pánico y comportamiento violento. Las consecuencias son subestimadas por los defensores de su consumo, pero padecidas por quienes están atados a ella.

Cuando introducimos la palabra “mariguana” en un buscador, encontramos más de 30 millones de enlaces. Cada página despliega unas 10 entradas y de éstas, tres están relacionadas con noticias, tres o cuatro con promoción de su consumo y dos o tres artículos dan cuenta de las consecuencias de su uso. Quiero compartir con ustedes algunos “hechos”, para que a partir de los mismos tengan mejor información sobre esta peligrosa sustancia.

Diversos estudios demuestran que el consumo regular de cannabis, sobre todo si la edad de inicio de consumo es en la adolescencia temprana (de 10 a 14 años) cuando aún no se ha terminado de desarrollar ciertas aéreas del cerebro, produce alteraciones conductuales, cognitivas y psicopatológicas que van desde los trastornos psicóticos agudos a los afectivos. Su uso crónico conlleva al Síndrome Amotivacional.

Fumar mariguana eleva el riesgo de desarrollar trastornos mentales. Investigadores en Australia estudiaron a miles de pacientes con trastornos psicóticos, como la esquizofrenia, y hallaron que los síntomas psicóticos se habían adelantado tres años en los ex fumadores de mariguana.

El consumo de mariguana también está relacionado con el fracaso escolar, ya que la sustancia merma la motivación o el interés que pone una persona en una tarea. La mariguana afecta a la memoria de trabajo, reduciendo la capacidad de retener y procesar la información para razonar, comprender y aprender.

Los efectos a corto plazo incluyen aumento en el ritmo cardíaco, ansiedad y ataques de pánico. Disminución de la respuesta de los reflejos motores, es decir la velocidad para responder con brazos y manos a una exigencia repentina. La mariguana produce una disminución de la respuesta a estímulos luminosos, pudiendo ocasionar accidentes de tránsito. La  persona tiene una percepción del tiempo que está acelerada o retardada.

Su consumo también está detrás de los comportamientos violentos que presentan muchos jóvenes hoy. “Tienen una agresividad que no es propia de la adolescencia sino consecuencia de las drogas”, explica a la referida publicación española Agustín Durán, psicólogo del Plan Municipal de Drogodependencias en Valencia.

Intensificar el daño a la salud

Se están produciendo manipulaciones genéticas con alucinógenos en las plantaciones de mariguana para aumentar sus efectos. Las plantas se abonan con setas alucinógenas, LSD o productos químicos para conseguir mayor cantidad de THC, el principio activo que tiene más poder alucinógeno. “Se pretenden alcanzar niveles del 200 por ciento de THC cuando un canuto adulterado tiene entre 50 y 60 por ciento. En los años 60 y 70 este principio no pasaba del 5 al 10 por ciento”.

Como podemos observar a tenor de estos datos, y pese a la evidencia científica que demuestra los efectos adversos de su consumo tanto en la salud física como mental, el cannabis suele considerarse una droga menos peligrosa que otras, lo que lleva a su expansión y uso. Hoy los riesgos de esta sustancia se relativizan produciéndose un clima de aceptación social, que tiende a desdramatizar en lugar de alertar y prevenir a la población de sus perjuicios sobre la salud.

 

Fuentes: Laprovincia.es. Sergio Valle Leoni, consejero en el tratamiento de adicciones, Alborada Comunidad Terapéutica Especializada, alboradacte@gmail.com  Ilustración: imagenestop.com

 

 

 

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code