• Blog: Sitio web donde se publican artículos de forma cronológica ya sea de tipo personal, temático, profesional o corporativo. A mayor calidad y distribución del contenido, se obtiene un mejor posicionamiento en los buscadores.
  • Contenido de marca (Branded Content): La definición dada por la Branded Content Marketing Association hace referencia a “cualquier contenido que se puede asociar con una marca ante el espectador”. Aunque debe cumplir con la característica de ser un contenido entretenido y de valor, no es lo mismo que el Marketing de Contenidos, más bien el Content Marketing Institute promueve hablar de “Marca de Contenido”, con el fin de generar contenido que resuelva las necesidades de la audiencia creada y luego impulsar una meta de negocio.
  • Contenido de valor: Debe ser original, cumplir con un objetivo concreto, estar dirigido a una audiencia específica y ser percibido como útil y relevante para que valga la pena ser compartido.
  • Contenido nativo (Native Content): Consiste en generar contenido de valor y dirigirlo a un público específico al distribuirlo en medios existentes (digitales, impresos, televisivos, etcétera). En este caso la marca paga por el espacio pero el mensaje no consiste en un anuncio tradicional sino en información útil que se acopla al estilo e intereses del medio.
  • Diseño interactivo: Va más allá de la programación y el diseño gráfico, pues combina las habilidades para el diseño de software, diseño web y diseño centrado en el usuario para generar productos que resuelvan satisfactoriamente las necesidades del usuario. El resultado debe ser un diseño atractivo, intuitivo y de fácil ejecución o interacción.
  • E-Book: La traducción literal es un libro electrónico. Sin embargo, la finalidad de estos documentos son entretener y educar al usuario respecto a un tema, producto o servicio. Debe cumplir con características como espacios en blanco, imágenes y tipografía vistosa y consejos fáciles de tuitear.
  • Estrategia de contenido: Los dos aspectos clave en la estrategia de contenido son: definir los objetivos y el público específico. Teniendo claros estos aspectos se determina cuál es el contenido que tendrá mayor éxito, los mensajes clave, el medio de distribución y la frecuencia de publicación. Es importante comprender que, así como cada empresa es única, los contenidos (y su línea editorial) también deben ser originales.
  • Inbound Marketing: También se le conoce como “mercadotecnia de atracción” debido a que tiene por objetivo atraer clientes potenciales en internet por medio de contenido de valor, a diferencia del Outbound Marketing, cuya variable primordial de atracción es el presupuesto disponible. El Inbound Marketing se centra en atraer, convertir, cerrar y deleitar a los clientes. Recientemente se hace énfasis en el contenido post venta, con lo cual se acerca al Marketing de Contenidos.
  • Marketing de contenidos (Content Marketing): Consiste en atraer y adquirir un público definido por medio de contenido de valor con el objetivo de influir en el comportamiento del consumidor. El Marketing de Contenidos se caracteriza también porque la distribución del contenido se realiza por medio de canales de comunicación propios (digitales, impresos, programas de televisión, etcétera), los cuales representan un activo para la marca.
  • Palabras clave: Son el enlace entre lo que la gente busca en internet y el contenido en tu sitio web o redes sociales. Por lo mismo, se recomienda también usas frases clave, ya que las personas no buscan solo la palabra “zapatos”, sino “zapatos deportivos azules”, mientras más coincidencia haya entre los contenidos (sin descuidar la calidad) y lo que la gente busca, mayor posibilidad hay de ser encontrado.
  • Posicionamiento (SEO): El objetivo es que el contenido sea encontrado más fácilmente en los buscadores y sin pago de por medio. Requiere de técnicas dominadas por especialistas en el tema, así como de técnicas en la redacción para obtener los resultados esperados.
  • Storytelling: Consiste en utilizar lenguaje sensorial y técnicas de redacción persuasiva con el fin de ser relevante para las personas y alcanzar los objetivos para los cuales se cuenta la historia. La buena noticia es que todos, personas y empresas, tenemos una buena historia, es cuestión de saber como contarla.