¿Qué diferencia hay entre la intolerancia a la glucosa y la diabetes?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , ,

La intolerancia a la glucosa también suele ser llamada pre-diabetes, pues significa la elevación del azúcar en la sangre por arriba de lo normal pero, a diferencia de la diabetes, los niveles no son tan altos. Por ejemplo, en un buen estado de salud, el nivel de azúcar en ayuno debería ser entre 60 a 100 miligramos por decilitro, cuando hay alteración de la glucemia varía entre 100 a 125 y cuando hay diabetes se eleva sobre los 126, indica Ivan Darío Sierra, diabetólogo colombiano y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Se calcula que en Estados Unidos cerca de 20 millones de personas padecen intolerancia a la glucosa. Esta debería ser la luz amarilla para tomar en serio el riesgo de adquirir diabetes tipo 2, pues se calcula que cada año una de cada 10 personas con esta intolerancia desarrolla diabetes, se cita en Salud.com

Lo cierto es que los índices de incidencia de la diabetes se han disparado por encima de lo proyectado. Hace dos años se consideraba en que en 2025 la población mundial con diabetes sería de 320 millones, sin embargo a la fecha la Federación Internacional de Diabetes informa que son 366 millones de personas viviendo con diabetes, señala Sierra.

En Guatemala, la prevalencia de diabetes es del ocho por ciento, afectando desde niños hasta personas de la tercera edad  y superando la cantidad de endocrinólogos disponibles para su tratamiento.

La clave está en el peso

Existe una buena posibilidad de prevenir la enfermedad teniendo en cuenta un factor clave: mantener el peso adecuado. Foto: cachicha.com

De acuerdo con el doctor Sierra, no es diabético el que quiere sino el que puede, pues debe existir una predisposición genética para desarrollar esta enfermedad. La buena noticia es que aún cuando alguien tiene esta predisposición o se encuentra en un cuadro de intolerancia a la glucosa, existe una buena posibilidad de prevenir la enfermedad teniendo en cuenta un factor clave: el peso adecuado.

Para ello es básico una alimentación saludable y hacer ejercicio. “Vivimos en un ambiente obesogénico, donde hay más oferta de comida procesada, más opciones de transporte y menos actividad física”, comenta Sierra. Y las estadísticas le dan la razón, pues el 80 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 sufre obesidad.

Sus recomendaciones en cuanto a la alimentación son seguir la dieta prescrita por un especialista, la cual debe incluir sustitutos del azúcar porque es difícil, después de adquirir el hábito de endulzar los alimentos,  conformarse con el dulzor propio de éstos. Además, cambiar la dieta de toda la familia evitando en casa productos con altas concentraciones de azúcar, pues es difícil que el paciente se adhiera a la alimentación adecuada teniendo tentaciones en la mesa o en la alacena de donde las tomará a escondidas.

Y en cuanto al ejercicio, puesto que a muchas personas no les gusta someterse a la disciplina de un deporte o un gimnasio, Sierra recomienda practicar cualquier actividad física que sea de agrado, como bailar o caminar, por media hora todos los días.

Cuando se pone atención a estas dos áreas, alimentación y actividad física, para mantener el peso adecuado, no sólo se reduce el riesgo de sufrir diabetes o intolerancia a la glucosa, sino se gana salud permitiendo que todo el organismo funcione bien.

Foto: vivirsalud.com

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code