¿Qué tiene de malo ver películas de terror?

Alejandra Cardona

Tagged: , , ,

La producción de  películas de terror se ha incrementado en los últimos años. Nacho Esteban, autor del estudio Investigación sobre el mercado del cine de terror, explica que la producción general de películas se incrementó 42 por ciento entre los años 2002 y 2011, periodo cuando las producciones cinematográficas de miedo aumentaron 60 por ciento.

Las nuevas filmaciones se caracterizan por ser más “oscuras, góticas y complejas, con preferencia por los argumentos apocalípticos y ciberpunk”, afirma Esteban. De acuerdo con Nash Information Services, al mismo tiempo también se ha incrementado la producción de series televisivas y novelas de miedo.

Los países con mayor producción de este género, en el mismo periodo, son Estados Unidos (2692 películas) y Reino Unidos (372 películas).

Pero, ¿qué tienen de malo?

Está comprobado que todo lo que vemos, leemos o escuchamos tiene influencia en nuestro ser. De hecho, los efectos se pueden observar tanto a nivel físico como emociona y espiritual.

De acuerdo con el sitio web La Mente es Maravillosa, especializado en temas de psicología, las películas “son capaces de transmitir ideas a través de la emoción y de neutralizar el instinto de reprimir sentimientos y desencadenar la liberación emocional, es decir puede abrir puertas que permanecen cerradas”.

A nivel físico, las historias con imágenes y sonidos que intentan transmitir miedo pueden provocar un aumento del ritmo cardiaco y pueden elevar la presión arterial en personas que padecen del corazón. De la misma manera afectan los niveles de adrenalina e influyen en la producción de cortisol.

En el aspecto emocional es común que estas películas generen miedo, ansiedad, insomnio, fobias y hasta traumas. Esto afecta en especial a personas que presentan inestabilidad emocional pudiendo acentuar traumas de la infancia.

Y si esto sucede tanto en el plano físico como emocional, ¿qué pasa en el aspecto espiritual, el cual es parte de nuestro ser? La Biblia nos invita a reflexionar en 1 Corintios 10, 21 que no podemos participar de la cena del Señor y al mismo tiempo de la mesa de los demonios.

Y en Deuteronomio 18, 10-12 nos advierte la responsabilidad que tenemos como padres de no permitir que nuestros hijos participen del fuego (actos de hechicería o espiritismo), de adivinación, magia ni consultas con los muertos.

Muchos piensan que es ciencia ficción, pero también hay quienes afirman que se contratan satanistas para colaborar en la reproducción de ritos, ceremonias, maldiciones, sacrificios que se muestran en estas películas.

Las consecuencias se ven luego en el comportamiento de algunos adolescentes que han cometido hechos sangrientos como crímenes, así como en adultos que dan lugar a eventos paranormales.

Hoy somos víctimas de una época de engaño porque en las películas o cualquier programa de televisión que ven niños, adolescentes y mayores se toma como ficción una realidad espiritual que nos aleja de una vida plena en Dios.

Así es que si este 31 de octubre pensabas disfrutar de películas de terror, piénsalo dos veces.

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code