¿Qué tipo de mamá eres?

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , ,

Ser la mamá perfecta es seguramente lo que todas quisieran, pero eso es imposible.  Hoy podemos ver en la sociedad seis tipos de madres. A continuación hablamos de las mamás sobreprotectoras, autoritarias, permisivas, inseguras, imaginativas y democráticas para que te autoevalúes y sepas manejar las ventajas y desventajas de tu perfil buscando el equilibrio.

Sobreprotectora

Este tipo de madre no permite que su pequeño o pequeña sufra la más mínima frustración y por eso tiende a proteger ante cualquier amenaza, confiando poco en sus posibilidades de salir adelante. La madre sobreprotectora está atenta ante la menor adversidad, incluso hay algunas que no dejan jugar a sus hijos con otros niños por miedo a que les hagan daño ni les permiten aprender a montar en bicicleta porque se pueden caer, tampoco les permiten participar en campamentos ni excursiones, para evitar accidentes. Con estas prohibiciones les están privando el aprendizaje de las habilidades sociales tan necesario en la sociedad en que vivimos, privándoles también de compartir y hacer nuevos amigos, de divertirse y ser felices como los otros niños.

Consecuncias: Las hijos de las madres sobreprotectoras son dependientes, tienen baja tolerancia a las frustraciones, ya que están acostumbrados a que se les dé lo que piden, además son personas inseguras y tienen dificultades para relacionarse con los demás.

 

Autoritaria

Este perfil de madre tiende a ser inflexible con las peticiones de sus hijos y ejerce un alto nivel de control. Le cuesta mucho ser flexible y ceder, sobre todo cuando implica saltarse las normas. Es muy perfeccionista. Considera que la disciplina es unos de los pilares básicos de la educación de sus hijos.

Consecuencias: Los hijos que han vivido sometidos permanentemente a esquemas tan rígidos, acumulan grandes dosis de agresividad y frustración que, con frecuencia, descargan años después con personas o situaciones que poco o nada tuvieron que ver con sus problemas.

 

Permisiva

Es el polo opuesto a la madre autoritaria, ya que evita hacer uso del control y los castigos y muestra una excesiva concesión a las peticiones de sus hijos. Son aquellas mamás que quieren que sus hijos tengan todos sus deseos satisfechos.  A menudo aceptan positivamente sus impulsos, iniciativas y argumentos. Aquí se incluyen las madres que se sienten culpables por el escaso tiempo que dedican a sus hijos y que pretenden compensarlo ofreciéndole todo lo que pide.

Consecuencias: Los hijos de estas mamás serán niños consentidos que tomarán las riendas de la vida familiar a su antojo, que no conocerán los límites, ni contarán con puntos claros de referencia a la hora de afrontar problemas. Según un informe realizado en Estados Unidos, las y los hijos de madres demasiado permisivas o negligentes tienen el doble de posibilidades de ser gordos.

 

Insegura

Este tipo se da regularmente con las mamás primerizas. Temen tomar decisiones de cualquier índole, por miedo a que las consecuencias sean devastadoras. Jamás actúan con seguridad ni consistencia, y dudan acerca de casi todo lo relacionado con el cuidado y educación de sus hijos.

Consecuencia: Sus hijos serán indecisos, temerosos, o con problemas para relacionarse con otros niños.

 

Imaginativa

Es una madre creativa, divertida y alegre; le gusta estar siempre activa. No importa lo ocupada que esté, ella sabe disfrutar del tiempo que pasa con su hijo, aunque sea escaso, y nunca le faltan ideas para ello. Sabe proponer actividades originales y plantear retos nuevos.

Consecuencias: Será un hijo con una vida demasiado imprevisible, puede llevar al niño a sentirse desorientado en algunos momentos.

 

Democrática

Lo suyo no es imponer sino negociar, ya que cuenta con grandes dosis de paciencia y diplomacia. Se trata de madres que responden a las demandas y preguntas de sus hijos con atención e interés, reconociendo y respetando su independencia. Les gusta explicar siempre las razones de las normas que establecen y procuran que éstas sean claras, coherentes y adecuadas a las necesidades y posibilidades de los pequeños. En su casa, las decisiones se toman entre todos, en un clima de confianza, respeto y diálogo y se intenta promover los comportamientos positivos, más que inhibir los negativos.

Consecuencias: Si sabe encontrar el equilibrio en sus negociaciones y no pierde de vista que la última palabra es suya, sus hijos desarrollarán un gran sentido de la autonomía y con mucha probabilidad serán personas seguras, responsables, equilibradas y tolerantes en el futuro.

 

Al igual que sucede con los temperamentos, no hay un perfil bueno y otro malo, lo importante de conocer cuál tipo de mamá eres es aprender a manejar tus emociones y conductas para cumplir con las tres funciones básicas que debe cumplir una madre y un padre. Según Henry Cloud y John Townsed, autores de “Límites para nuestros hijos”, dichas funciones son ser tutor, administrador y fuente.

Un buen tutor le proporciona al niño un entorno seguro para aprender y lograr sabiduría. En este sentido la madre debe lograr un equilibrio entre la libertad y los límites en la crianza de los niños.  La figura de administrador está relacionada con el cumplimiento de objetivos, exigencias y expectativas. Y los autores se refieren a la fuente como el puente entre los niños y el mundo exterior donde se encuentran los recursos básicos para vivir.

¡Feliz Día de la Madre! Y gracias a todas esas mujeres que día a día hacen el mejor  esfuerzo por criar a sus hijos.

 

Fuentes:  Susana Martín, psicóloga y especialista en Educación Infantil (guiadelnino.com). “Límites para nuestros hijos”, Henry Cloud y John Townsed, editorial Vida. Foto: leanoticias.com

 

 

 

 

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code