Semana Santa no trata de tradiciones, NO TE CONFORMES…

Alejandra Cardona

Tagged: , , , , , , ,

La Biblia no habla de cultura, tradición, romería, arte ni mucho menos de huevos y conejos. Las Escrituras tratan de:

  1. Dios verdadero se hizo hombre:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”, Juan 1,1.

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”, Juan 1,14.

  1. La muerte voluntaria y la resurrección de ese hombre llamado Jesús (Salvador):

“Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.  Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”, Juan 10, 17-18.

“Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día”, Lucas 24,7.

  1. El perdón de nuestros pecados

“Esto es mi sangre, y con ella Dios hace un trato con todos ustedes. Esa sangre servirá para perdonar los pecados de mucha gente”, Mateo 26,28.

“Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios.  Pero él nos ama mucho, y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús, nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados. Dios envió a Jesucristo para morir por nosotros. Si confiamos en que Jesús murió por nosotros, Dios nos perdonará”, Romanos 3, 23-26.

  1. Acceso directo a él por medio de la oración

“Para la entrada del santuario quiero que mandes a bordar una cortina de tela morada, tela azul, tela roja y tela de lino fino. Hazle ganchos de oro y cuélgala de cinco postes de madera de acacia recubiertos de oro. Pon los postes sobre bases de bronce”. Éxodo 26,36.

“Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo (…) En la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año…”, Hebreos, 9, 3-7.

“Más Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.  Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron”, Mateo 27,50-51.

“ …teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne”, Hebreos 10, 19-20.

  1. La promesa de una vida eterna

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”,  Juan 3, 15.

“Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló.  La salvación de ustedes no es el resultado de sus buenas obras. Por eso nadie puede sentirse orgulloso”, Efesios 2, 8-9.

“… si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”, Romanos 10, 9.

 

¿Quieres confersarlo con esta oración?

“Yo reconozco que soy pecador y me arrepiento. Creo que moriste en la cruz para el perdón de mis pecados, entra en mi corazón y te entrego el control de mi vida, aceptándote como mi Señor y Salvador.

 Hazme la persona que tú quieres que sea, sana mi cuerpo, alma y espíritu; cúbreme con tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el libro de la vida eterna y lléname con tu Espíritu Santo.

 Gracias Señor por salvarme y por hacerme una criatura nueva en Dios, en el nombre de Jesús, amén”.

Foto: Formaciónpastoralparalaicos.blogspot.com

/ 278 Articles

Alejandra Cardona

Editora General de Atrévete

Leave a Comment

Your email address will never be published or shared and required fields are marked with an asterisk (*).

*

code